Archivo de la etiqueta: Danang

Una tarde en el fútbol

P1060411Lo más fascinante de Sebastián Gastón Merlo no es su carrera triunfal en un club vietnamita viniendo de los arrabales del fútbol argentino. No son sus dos títulos de Liga, sus dos Copas, sus tres trofeos de máximo goleador, sus premios de mejor jugador extranjero. Tampoco lo es su prodigioso salto del fútbol amateur al lujo asiático con fichas propias de la primera división de su país. Lo más fascinante es cómo se convirtió en el hombre que pudo reinar, cómo le venera un pueblo del que hasta 2009 no sabía nada. Tenía ganas de ir al estadio Chi Lang de Danang, en el centro de Vietnam, para comprobar in situ la adoración con que tratan a este joven delantero que milita en sus filas desde 2009. Tras entrevistarle, me invitó a ir al partido junto a su esposa, su hija y dos amigos de Argentina.

El choque arranca con una mala noticia: Merlo está en el banquillo. “Tiene un problema en el pie”, me comenta Carolina, su esposa, sentada en la fila de delante. Es mi primera vez en un estadio de Vietnam. He visto a los vietnamitas desgañitarse delante de una pantalla de televisión, celebrar goles del Barcelona al borde de un ataque de nervios, maldecir en arameo (o vietnamita, que es parecido) por una derrota del Manchester United, pero nunca había observado un partido autóctono. El rival del día es el Haiphong, el correoso equipo de una ciudad portuaria que en 2009 fichó al brasileño Denilson para un par de partidos. El experimento no resultó, el brasileño al que Lopera compró en su día por 5.000 millones estaba gordo y lesionado y a los aficionados les duró la paciencia dos domingos, hasta que estallaron y cubrieron el campo con todo tipo de objetos, incluida una cabeza de perro. Merlo era entonces un recién llegado a Vietnam y tuvo la desgracia de jugar aquel partido ante el Haiphong.

La historia me hace mirar con cierto recelo a los 150 hinchas que han viajado más de 500 kilómetros para acompañar a su equipo en un intranscendente partido de Liga. Ignoro si es por la intimidación de los militares desplegados por todo el estadio, pero el pequeño grupo de aficionados “rojillos” se limita a cantar y dar palmas para su equipo en uno de los fondos. Frente a nosotros, a pleno sol, “la barra brava” local responde con sus camisetas naranjas y su  charanga, que adereza el tradicional despliegue de trompetas y bombos con el toque zen de los platillos orientales.

Sebastián Gastón Merlo

Sebastián Gastón Merlo

El Danang es quien empieza dominando, desbordando por las bandas a base de velocidad y regate. A los cinco minutos, uno centro desde la derecha encuentra la cabeza del ariete y la pelota termina en las redes del Haiphong. Conociendo el fanatismo de los vietnamitas por el fútbol, esperaba el éxtasis de la grada, saltos de alegría, gritos de histeria, rostros enrojecidos y venas hinchadas para celebrar tan temprana hazaña. Pero no. Apenas unos aplausos no mucho más ruidosos que los de la jugada anterior, alguna sonrisa y un afectuoso apretón de manos con mi vecino. La charanga ni siquiera deja de tocar, las gargantas del Haiphong son las únicas que reaccionan y redoblan esfuerzos para alentar a los suyos. “Son muy civilizados. Otras veces, si el otro equipo marca un gol o hace una buena jugada también lo aplauden igual. Algo impensable en Argentina”, me comenta Héctor, amigo de Merlo sentado a mi lado.

El primer tiempo transcurre con su fútbol directo, los murmullos desconfiados de la grada cuando la toca el arquero local y la incansabla charanga de Danang. Los hinchas de Haiphong se han ido apagando a medida que pasaban los minutos. El descanso ofrece una estampa parecida a la de cualquier estadio español, la misma atmósfera cargada de humo de tabaco que camufla el olor de los bocadillos de paté. Este sopor de pan y humo se rompe con un murmullo y después un aplauso: calienta Merlo. Al cuarto de hora del segundo tiempo, con el Haiphong apretando cada vez más, la ovación es general: sale Merlo. El delantero, con el brazalete de capitán, cojea y apenas participa en el juego, pero no importa. Es un semidios, ya hizo lo suficiente y cualquier acción en la que aparezca  su imponente figura dispara la imaginación de los seguidores locales, que pronuncian su nombre como si tuviera poderes mágicos: “Meló, Meló”.  En cuanto el equipo arma un contraataque, reclaman que le entreguen la bola al corpulento delantero nacido en la provincia de Córdoba. Sus ojos ya no siguen la pelota, sino al héroe que les dio tantas tardes de gloria. Cuando por fin pisa el área y amaga un tímido disparo a puerta, la hinchada roza el éxtasis. No consigue marcar en todo el partido, pero no importa, es el más ovacionado, como corresponde a los dioses. Ya me había avisado Merlo medio en broma: “Los hinchas del Danang son tan fanáticos que son capaces de preferir a Merlo antes que a Messi”.

Aquí, cuento para Efe la historia de Merlo en el fútbol vietnamita.

Share